Archivo por meses: octubre 2017

servicio al cliente

Un buen servicio al cliente, base del éxito comercial de todo supermercado

En el mundo actual empresarial, donde competir y marcar la diferencia es la clave para obtener el éxito, un buen servicio al cliente es la mejor manera de destacar sobre los competidores. Según los expertos, no solo se trata de atender a los reclamos o cambiar oportunamente algún artículo que ha resultado defectuoso, se trata de ir más allá, en busca de una satisfacción integral de los clientes.

Las acciones post venta no son suficientes por sí mismas para que un supermercado sea reconocido por brindar un servicio al cliente eficiente, oportuno y asertivo; para destacar entre la competencia se requiere algo más que buenas intenciones.

Las estadísticas hablan por sí mismas

La experiencia a nivel mundial indica que 7 de cada 10 clientes de un establecimiento, deciden mudarse a comprar en el negocio de la competencia debido a una mala experiencia con el servicio al cliente. Esto, según un estudio llevado a cabo por la firma McKinsey. Recibir un mal servicio es entonces la principal causa de deserción de clientes y es un tema al que debemos poner mucho cuidado y un proceso que se debe optimizar con el objetivo de lograr la excelencia.

Es justamente por esa razón que muchas pymes invierten hasta el 62% de su presupuesto de marketing en desarrollar estrategias que permitan garantizar la fidelidad de sus clientes, según cifras aportadas por un informe publicado recientemente por BIA/Kelsey y Manta.

Esto significa que no contar con una excelente atención al cliente puede ser una ruta directa para desaparecer del negocio y quedar en desventaja ante la competencia, por el contrario, tener un potente servicio de atención al cliente que busque la plena satisfacción del consumidor, es la forma menos costosa de alcanzar el éxito.

Las redes sociales generan fidelidad, pero no son la solución definitiva

Es muy común en la actualidad que las empresas se apoyen en las redes sociales para lograr fidelizar a los clientes, e incluso es adecuado que las redes sociales sean utilizadas como un canal de comunicación directa que permita solucionar los problemas y atender a las dudas de los consumidores. Pero se debe tener siempre presente que esta es solo una herramienta dentro del protocolo de servicio al cliente, no es la única forma de prestar un buen servicio de atención. Pueden ser un canal expreso para solucionar un inconveniente y servir como un medio de contingencia, pero las redes sociales no son la solución definitiva.

El adecuado servicio al cliente debe responder a un protocolo bien panificado. Solo un pequeño porcentaje de los clientes van a acudir a alguna red social para solventar los reclamos, de hecho, solo lo harán en casos extremos cuando no sean atendidos adecuadamente en vivo y en directo en la tienda. El objetivo siempre  ha de ser mejorar las posibles fallas que existan en el programa de atención al cliente e implementar todas las herramientas que sean necesarias para mejorar y brindar servicios de calidad.

incrementar las ventas

Formas de incrementar las ventas sin bajar los precios

Puede que en un principio este título le genere un poco de escepticismo, pero el objetivo es demostrar que con un poco de creatividad se pueden conseguir alternativas para hacer crecer las ventas sin tener que disminuir el valor de los productos. Son opciones sostenibles, y saludables para incrementar las ventas sin comprometer el margen de beneficios del establecimiento comercial.

Con frecuencia se aplica la estrategia de disminuir los precios como una medida de emergencia para incrementar las ventas, ya que es una de las maneras más rápidas de estimular a los consumidores sensibles a elegir los productos por su bajo precio. El problema es que al utilizar de forma muy frecuente esta estrategia, se erosiona la rentabilidad del negocio, además, es un recurso tan utilizado por la competencia que poco a poco su efectividad ha ido disminuyendo.

No todos los clientes buscan comprar barato

Hay personas dispuestas a pagar el precio justo por un producto que realmente satisfaga una necesidad. Ofrecer demasiados descuentos por demasiado tiempo implica una ventaja temporal, porque seguramente alguien de la competencia tiene la posibilidad de bajar el precio aun más y echar por tierra su estrategia. Lo bueno es que existen otras maneras de incrementar las ventas sin disminuir el valor de lo que se vende.

Recupere clientes inactivos

Los clientes inactivos son como esos viejos amigos que siempre están ahí pero que por alguna circunstancia no hemos vuelto a saber de él. Llamar la atención de estos clientes por medio de un email, ofreciendo nuevas colecciones de productos o explicando las últimas novedades del negocio puede ser una estrategia muy útil para lograr el objetivo de recuperar a esos clientes que tienen tiempo sin visitar el establecimiento.

Ofrezca pruebas de sus productos

Las pruebas sin compromiso son uno de esos recursos infalibles, ya que un cliente que prueba lo que su establecimiento ofrece, tiene mayores posibilidades de comprar. Las degustaciones son una de las formas más sencillas de llegar a manos de los potenciales compradores. Es bueno tener en cuenta que, cuando un cliente toma una muestra de producto, prueba también todos los beneficios colaterales que puede recibir al convertirse en cliente asiduo. De manera que conviene cuidar aspectos como la atención al cliente, el empaque, la organización administrativa entre otras cosas.

Véndale más cosas a sus clientes actuales

Realizar ventas cruzadas a clientes habituales es mucho más sencillo que atraer nuevos clientes y es mucho más económico en cuando a marketing, ya que son clientes que confían en nosotros y conocen los beneficios de estar vinculados a la empresa.

Masifique la distribución

El comercio electrónico puede ser una excelente forma de incrementar las ventas de manera constante. La mayoría de los supermercados han migrado a las ventas por internet como una manera de masificar la distribución de sus productos. Hoy en día, cualquier supermercado tiene la posibilidad de estar abiertos las 24 horas del día en el mundo virtual, a una fracción del costo operativo que implicaría hacerlo offline.

Un producto de marca blanca es aquel elaborado bajo una marca perteneciente a una cadena de distribución, el cual tiene un costo mucho más conveniente para el consumidor que las marcas del fabricante, es decir de las marcas reconocidas nacional e internacionalmente. La marca blanca surge de la necesidad de aprovechar al máximo la cadena de consumo, invitando al usuario a llenar el carro de la compra con productos de excelente calidad y a buen precio. En momentos de contracción económica, donde el gasto se restringe, este tipo de productos suele tener un auge considerable y se convierten en la principal opción que tienen los consumidores para minimizar sus gastos mensuales. En los últimos años, esta clase de productos han evolucionado, posicionándose como competidores directos para los demás fabricantes, creando una identidad propia basada en la excelente relación calidad-precio que otorgan estos productos, con respecto a las marcas reconocidas. Según el informe Balance y Perspectivas Gran Consumo 2015, elaborado por la consultora Kantar Worldpanel, la marca blanca alcanzo un 34% de las compras totales de los españoles, y cada hogar tuvo un gasto promedio de unos 786 euros mensuales en productos de marca blanca. Según este mismo estudio, los artículos de la sección de droguería son los que más mueven ventas de productos de marca blanca, con un 49% de las compras, seguido de cerca por los alimentos envasados con un 36% y los artículos de perfumería un 12%. • Droguería La excelente relación entre calidad y precio que ofrecen estas marcas en algunos establecimientos, han causado que se vuelvan inmensamente populares entre todos los sectores económicos. Los productos más vendidos son las cremas, champús, y mascarillas. • Alimentos envasados Productos congelados, alimentos en conserva, cereales y lácteos son por mucho los más vendidos diariamente en las cadenas de supermercados españolas. • Perfumería Los productos de marcas blancas más vendidos dentro de la sección de perfumería incluyen todos aquellos relacionados con el cuidado personal y de bebés. En la actualidad, las marcas blancas conviven armoniosamente con las marcas de fabricantes reconocidos, y ya no solo son la opción ideal para las personas de menor poder adquisitivo, sino que se han establecido lazos emocionales con las marcas propias de los supermercados, disipando la idea original de que se trataba de productos inferiores tanto en calidad como en costos y que su uso solo se reducía a las familias de ingresos bajos. Es tal la competencia y el nivel de penetración que han tenido estas marcas en la vida cotidiana de las personas, que aunque aun son una opción más económica, las diferencias entre un producto y otro se están acortando, principalmente porque los fabricantes reconocidos han disminuido sus precios en un 2% aproximadamente, según cifras de las Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). La competencia entre ambos fabricantes es definitivamente beneficiosa para el consumidor, quien en definitiva recibe el beneficio de tener muchas más opciones para elegir la que mejor le convenga según sus gustos, necesidades particulares y capacidad monetaria al momento de realizar la compra mensual.

Los tres productos de marca blanca que más se venden en España

Un producto de marca blanca es aquel elaborado bajo una marca perteneciente a una cadena de distribución, el cual  tiene un costo mucho más conveniente para el consumidor que las marcas del fabricante, es decir de las marcas reconocidas nacional e internacionalmente.

La marca blanca surge de la necesidad de aprovechar al máximo la cadena de consumo, invitando al usuario a llenar el carro de la compra con productos de excelente calidad y a buen precio. En momentos de contracción económica, donde el gasto se restringe, este tipo de productos suele tener un auge considerable y se convierten en la principal opción que tienen los consumidores para minimizar sus gastos mensuales.

En los últimos años, esta clase de productos han evolucionado, posicionándose como competidores directos para los demás fabricantes, creando una identidad propia basada en la excelente relación calidad-precio que otorgan estos productos, con respecto a las marcas reconocidas.

Según el informe Balance y Perspectivas Gran Consumo 2015, elaborado por la consultora Kantar Worldpanel, la marca blanca alcanzo un 34% de las compras totales de los españoles, y cada hogar tuvo un gasto promedio de unos 786 euros mensuales en productos de marca blanca.

Según este mismo estudio, los artículos de la sección de droguería son los que más mueven ventas de productos de marca blanca, con un 49% de las compras, seguido de cerca por los alimentos envasados con un 36% y los artículos de perfumería un 12%.

  • Droguería

La excelente relación entre calidad y precio que ofrecen estas marcas en algunos establecimientos, han causado que se vuelvan inmensamente populares entre todos los sectores económicos. Los productos más vendidos son las cremas, champús, y mascarillas.

  • Alimentos envasados

Productos congelados, alimentos en conserva, cereales y lácteos son por mucho los más vendidos diariamente en las cadenas de supermercados españolas.

  • Perfumería

Los productos de marcas blancas más vendidos dentro de la sección de perfumería incluyen todos aquellos relacionados con el cuidado personal y de bebés.

En la actualidad, las marcas blancas conviven armoniosamente con las marcas de fabricantes reconocidos, y ya no solo son la opción ideal para las personas de menor poder adquisitivo, sino que se han establecido lazos emocionales con las marcas propias de los supermercados, disipando la idea original de que se trataba de productos inferiores tanto en calidad como en costos y que su uso solo se reducía a las familias de ingresos bajos.

Es tal la competencia y el nivel de penetración que han tenido estas marcas en la vida cotidiana de las personas, que aunque aun son una opción más económica, las diferencias entre un producto y otro se están acortando, principalmente porque los fabricantes reconocidos han disminuido sus precios en un 2% aproximadamente, según cifras de las Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). La competencia entre ambos fabricantes es definitivamente beneficiosa para el consumidor, quien en definitiva recibe el beneficio de tener muchas más opciones para elegir la que mejor le convenga según sus gustos, necesidades particulares y capacidad monetaria al momento de realizar la compra mensual.