Blog Unagras Julio 3

Ha disminuido la innovación en el sector del gran consumo

Siempre se habla de la necesidad de innovación, del desarrollo de nuevas estrategias y de las novedades de los productos de consumo masivo, pero mirando a fondo, los últimos estudios están demostrando que la realidad es un tanto diferente, al menos en el sector del gran consumo.

El “Radar de Innovación 2017” realizado por Kantar Worldpanel  no fue muy halagador para con el sector del gran consumo, que incluye a la industria alimentaria, droguería y productos de cuidado personal.

¿Reducción de la innovación?

El estudio llevado a cabo el año pasado ha determinado que la innovación en el sector del gran consumo tuvo un decaimiento de un 32% en cuanto a lanzamiento de nuevos productos, lo cual prueba que durante el año pasado se tuvo menor iniciativa en cuanto al desarrollo de nuevas líneas de productos.

En contraparte, la variedad y equilibrio en la distribución de productos es una constante en España. Aun con este impulso, las empresas y marcas que se dedican a la fabricación de productos no han tenido la suficiente motivación en el último año para dedicarse a innovar y desarrollar nuevas propuestas como el mercado lo esperaría.

Según los datos que han sido aportados por el estudio realizado para el “Radar de Innovación 2017”, la razón del descenso en la innovación es “el modelo de negocio de algunas cadenas líderes de distribución”, lo que tiene influencia directa en el lanzamiento de nuevos productos.

Analizando la tasa de éxito de los nuevos productos

Para el año 2017, únicamente fueron lanzados 106 productos nuevos y gran parte de ellos pertenecían al sector alimenticio. De esas cifras se obtiene que la innovación en España se ha reducido un 19% en comparación al año anterior y desde el año 2010 acumula un descenso de 32%.

Realmente no se trata de suerte, sino de falta de inversión ante un mercado con pocos incentivos para evolucionar. Hay ciertas formulas que las cadenas de distribución siguen y que les funcionan bien, pero que por otro lado tienden a frenar el desarrollo de nuevos productos.

Para el año 2017 la tasa de éxito de un producto fue de 54%, lo que significa que cuando un producto se encuentra bien logrado, consigue permanecer dentro del mercado. Pero ese éxito depende en gran medida de las estrategias comerciales de las marcas y el apoyo de las cadenas de distribución a su labor de lanzamiento.

Si una marca desea tener éxito, tiene por obligatoriedad que establecer algún acuerdo de distribución con las grandes cadenas, porque de lo contrario perderá la oportunidad de ingresar al mercado adecuadamente. Las marcas que no son lanzadas dentro de una gran cadena de distribución de gran consumo, tiene un 27% menos de posibilidades de éxito, frente a las que si lo hacen. La innovación es la forma que tienen las marcas para escalar y posicionarse de una cuota nueva de mercado, permitiendo además mejorar la calidad de los productos que ofrece por medio de la actualización de las formulas y presentación.