Bar de jugos

Innovación: ¿Bares y restaurantes dentro del supermercado?

Pequeñas muestras se vienen dando a lo largo de las principales cadenas de supermercados españolas. Servicios de comida lista en pleno supermercado, para ahorrarle al usuario la visita al restaurante, han comenzado a aparecer y ganado popularidad.

Ha sido Japón, el país impulsor de la tendencia de los restaurantes dentro del súper. Las compañías de comercio electrónico han hecho que la competencia por el mercado japonés se haga más intensa a cada instante y es por ello que las empresas buscan marcar la diferencia con servicios adicionales.

Esta ampliación de los servicios básicos de un supermercado, responde a la necesidad de los establecimientos de no quedar rezagados ante el avance y desarrollo de nuevas tendencias de consumo.

Los restaurantes dentro del súper ganan popularidad

Mientras restaurantes dentro del súper pugnan por crearse un espacio dentro del sector  y ampliar sus servicios en busca de diversificar las fuentes de ingresos, tienen también que realizar adaptaciones e inversiones importantes, además de lidiar con los problemas propios de esta innovación atrevida:

  • El diseño del local debe ser adaptado para conseguir eficiencia en los nuevos espacios que se están desarrollando
  • Se hace necesaria la contratación de personal especializado, con los respectivos beneficios laborales que les incentiven a permanecer dentro de la organización
  • Requieren fuertes inversiones en equipamiento, así como en el tema de la capacitación
  • Los restaurantes dentro del súper necesitan adaptarse a las regulaciones que se aplican en el tema de la seguridad alimentaria
  • Deben multiplicar sus esfuerzos y presupuestos referentes al área de mercadotecnia

Pese a todos estos retos y dificultades, la presencia de restaurantes y bares dentro de los supermercados va a multiplicarse en España, tal como lo han hecho en Asia.

Algunos actores han comenzado con pequeñas apuestas, como las barras de alimentos preparados con recetas caseras que ya empiezan a aparecer en algunos locales.

Igualmente, los bares de jugos en plena sección de frutas de los supermercados, son apuestas arriesgadas que pueden ir calando en el gusto del consumidor.

Ambos tipos de negocios se complementan

Por muy diferentes que sean, ambos tipos de negocios tienen características interesantes que los hacen complementarios.

Hay beneficios mutuos que pueden conseguirse en este sentido. Un supermercado ya tiene un flujo constante de clientes, de un sector similar. Todas las personas consumen alimentos, tanto en forma de víveres, como en platillos ya preparados, por tanto, es totalmente factible una relación sinérgica entre ambos tipos de negocios.

Eso es lo que los convierte en complementarios y la razón por la cual se han convertido en alternativas interesantes para los dueños de negocios más innovadores. Otra de las ventajas, es que se consigue utilizar productos frescos del supermercado, lo cual permite manejar costos algo inferiores a los de un supermercado tradicional, cosa que tiene repercusión en el precio al cual accederán los clientes.

Veremos cuál será la evolución y el nivel de aceptación que finalmente logre tener este modelo de negocios  en el mercado español.