Archivo del Autor: Unagras Blog

Hábitos de comportamiento del consumidor español post-confinamiento por CoVid19

Hábitos de comportamiento del consumidor español post-confinamiento por CoVid19

La nueva realidad post-pandemia ha definido cambios en los patrones de consumo y sobre el comportamiento de los diferentes tipos de consumidor de la sociedad española. A continuación, haremos un recuento sobre la España post-CoVid19, y qué se puede esperar de ahora en adelante.

Panorama general

Según la opinión de Peter Vahle, analista experto de la empresa eMarketer, España va a llevarse mas tiempo en su recuperación económica en comparación con otros países europeos, debido a la severidad con que se ha presentado la pandemia en nuestro país. Vahle prevé una alta tasa de desempleo, pudiendo llegar a niveles de 18,9%, lo que impactaría notoriamente -de forma negativa- la recuperación gradual que se había venido logrando en este sentido.

A pesar de ello, hay indicadores de consumo que resultan favorables, incluso comparándolos con años anteriores, como en el sector alimentario. Otro aspecto de la economía favorecido por la pandemia de cara a las proyecciones pre-CoVid19, es el mundo del e-commerce, donde se prevé un incremento de hasta un 22,9%, convirtiendo a España en el país europeo de mayor crecimiento en el comercio digital durante dos años consecutivos.

Cambios en los hábitos del consumidor español post-CoVid19

La pandemia trajo como consecuencia ciertos cambios en los intereses según el tipo de consumidor del que se trate. Se muestra un cambio de actitud frente al consumo, habiéndose vuelto mas exigente en su relación con el comercio en general, y la comunicación establecida con ellos. La mayoría se ha decantado por un consumo que permita una vida racional, desahogada y tranquila, midiendo su nivel de gastos, mientras algunos otros prefieren optar por un patrón de conciencia de consumo sostenible, o bien por aprovechar el desconfinamiento para disfrutar del consumo que no les fue posible llevar a cabo durante los meses anteriores.

Como parte de un estudio actitudinal y socioeconómico, se logró definir tres patrones o categorías de consumidor en la sociedad española:

  1. El joven sin carga familiar.
  2. El adulto joven responsable de carga familiar.
  3. La persona de la tercera edad viviendo un síndrome de “nido vacío”.

En las tres categorías, la llamada “nueva realidad” genera desde simples expectativas hasta un nivel variable de ansiedad sobre cómo se podrá afrontar la nueva situación. En el caso de los adultos mayores, estos optan por el menor número de cambios posibles sobre su realidad anterior como consumidor, sintiéndose en dominio de la situación; mantienen el estilo presencial, siendo reacios al cambio hacia el comercio digital. Los jóvenes sin carga familiar tampoco tienen previsto cambio de hábitos de consumo, pero están dispuestos a integrar nuevas formas de abordarlo como consumidor, a pesar de que sienten que su futuro está un poco a la deriva. Por último, los responsables de carga familiar son los que han debido afrontar mas el cambio como consumidor hacia la nueva normalidad, haciendo recortes en todos los gastos que no sean prioritarios y planificando en inversiones de salud y bienestar para todos los miembros de la familia.

Pilares de la nueva normalidad para el comercio retail

Pilares de la nueva normalidad para el comercio retail

Son muchos los factores que afectarán el comportamiento del consumidor español ahora que oficialmente se ha terminado el confinamiento en la mayor parte del territorio. La nueva normalidad supuso una presión enorme sobre el comercio retail de alimentos, quienes se vieron en la necesidad de adaptar sus estrategias de venta en medio de una situación de emergencia.

El distanciamiento social, las compras nerviosas y el miedo al desabastecimiento fueron elementos que impulsaron el consumo en las cadenas de supermercados; este exceso de demanda también supuso una presión adicional para fabricantes y distribuidores. Ambos protagonistas del comercio retail notaron la aparición de nuevas necesidades en la industria, que ahora necesitan respuesta.

A todo lo anterior, es importante sumar la recesión que se tiene prevista. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), ha determinado que el PIB español sufrirá una contracción de entre 10,1% y 12,4%, mientras que el sistema financiero español desde 2019 ya anunciaba el aumento de las restricciones para la adquisición de productos de financiación.

Los 4 pilares de la nueva normalidad para el comercio retail

Por supuesto, no todo el panorama se mira desde un punto de vista pesimista. En España se mantendrán los estímulos económicos y fiscales hasta 2021, a lo que se suma el compromiso del sector retail de mantener las inversiones y adaptarse a las nuevas necesidades del los consumidores. En función a todo lo anterior, el comercio retail trabaja sobre 4 pilares esenciales:

  1. Necesidad de aportar valor

Dado que los compradores están replanteando sus patrones de consumo, los supermercado y en general todos los actores involucrados en el comercio retail se verán en una necesidad mayor de aportar valor, comprendiendo al consumidor con el objetivo de retenerle y fidelizarle. Los consumidores estarán mucho más sensibles a las variaciones de precio y las promociones.

  1. Innovación

Como sabemos, la transición ordenada hacia el comercio electrónico para los comerciantes era una necesidad antes de la pandemia y una obligación dentro del escenario actual. Sin embargo, la innovación de parte de los fabricantes se ha detenido; la mayoría ha detenido las actividades de I+D, priorizando la disponibilidad de los artículos existentes y de gran demanda.

  1. Conexión con el consumidor y enfoque en la fidelidad

Las restricciones en cuanto a movilidad y aforo ha sido causantes de que muchas personas tengan que realizar compras en establecimientos cercanos a su domicilio y que probablemente no conocían muy bien. Este flujo de nuevos clientes es una buena oportunidad para aplicar estrategias agresivas de fidelización para las marcas que tomen consciencia del fenómeno.

  1. Fortalecimiento de la cadena de suministro

Como es evidente, el consumo se sustenta en los componentes de la cadena de suministro, destacando a fabricantes, transportistas y distribuidores. Fortalecer cada uno de los eslabones de la cadena de suministro y convertirla en un mecanismo con la resiliencia suficiente ha sido clave dentro de este proceso, así como una experiencia valiosa que otros sectores pueden tomar como ejemplo.

Cambio en los hábitos de consumo que definen la nueva normalidad

Cambio en los hábitos de consumo que definen la nueva normalidad

Durante los meses de confinamiento a causa de la emergencia sanitaria, nuevas preocupaciones necesidades y comportamientos han surgido en los ciudadanos, cambiando por completo los hábitos de consumo de la sociedad. Se trata de un tema que debe ser analizado con detenimiento por parte de los involucrados en el sector del comercio retail, incluidos los supermercados.

Los consumidores españoles ya asumieron cambios importantes durante el confinamiento, a los cuales todos los comercios tuvieron que adaptarse con extrema rapidez. En la nueva normalidad el cambio entre canales de compra, marcas y productos será parte del proceso de adaptación, sobre todo durante los siguientes meses, cuando se vuelva notoria más la desaceleración económica.

¿Cómo cambiarán los hábitos de consumo de los españoles? En pleno contexto de pandemia vimos como la población en general dio preferencia a la compra de insumos deportivos, medicinas, artículos de arte y manualidades, alimentos, higiene personal l y desinfección del hogar. Tras la nueva normalidad, notaremos algunos cambios en los patrones de consumo.

¿Cuáles son los cambios que podemos esperar en los consumidores para la nueva normalidad?

Según un estudio realizado denominado Covid-19: How can Grocery Retailers win in the new normal?, llevado a cabo por la consultora Boston Consulting Group, se plantea que la pandemia tendrá consecuencias sobre los patrones de consumo del ciudadano español, y establece una serie de consecuencias lógicas que puede ser muy útiles para que el sector retail tome previsiones.

En el análisis del estudio se puede leer que las diferentes fases la pandemia (primeros casos, confinamiento, adaptación y transición a la nueva normalidad) han supuesto comportamientos de compra muy variados en lo que respecta al tipo de productos consumidos y los canales de venta utilizados para tal fin.

Durante las primeras semanas del Lock-down (cierre de emergencia de las ciudades y cese de actividades), se produjo un incremento considerable en la compra de productos alimenticios, así como de higiene personal y doméstica. Semanas después, el confinamiento sirvió de impulso para el gasto en entretenimiento en casa, juegos de mesa, artículos de papelería, fitness y más.

¿Qué cambios trae la nueva normalidad?

Ahora bien, ¿qué cambios podemos esperar con la nueva normalidad? Pues, en primera instancia notamos un auge en el consumo de alimentos fuera de casa, situándose entre un 18% y un 25% del presupuesto del hogar conforme avanzó el proceso de desescalada, pero este nuevo boom no será permanente, principalmente debido a la caída de los ingresos y la contracción económica.

En este momento, la población comienza a sentir las consecuencias reales de paralizar casi por completo las actividades económicas durante meses, enfrentándose a una caída en la renta, contracción económica que según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), se ubicará entre un 10,1% y 12,4% del PIB para final de 2020.

Bajo esta situación de incertidumbre, el patrón de consumo tendrá nuevamente como centro la alimentación y los servicios esenciales, una tendencia se estima se mantenga incluso por los siguientes 24 meses a partir del momento en que se dio fin al confinamiento.