Archivo de la categoría: Distribución

Envío gratis, una estrategia con riesgo de desaparecer

Envío gratis, una estrategia con riesgo de desaparecer

Por mucho tiempo, ofrecer envío gratis ha sido una de las estrategias de comercialización base para el comercio minorista tanto a nivel electrónico como dentro del comercio tradicional. Las personas desean cada vez más inmediatez en la forma en que reciben sus compras y un ahorro de costos, pero ofrecer esto se transforma en una pesadilla logística para los dueños de negocios

Quienes son adictos a las compras han encontrado en internet un autentico paraíso. Tiendas españolas y de todo el planeta compiten para ofrecer sus productos a precios interesantes y utilizan la estrategia del envío gratis como una forma de diferenciación. Atrapar al cliente con esta oferta es fácil, pero la logística posterior puede complicar los márgenes de ganancia.

¿Cuál es el problema con la estrategia de ofrecer envío gratis?

La exigencia de un envío rápido y además gratuito, hace que las empresas retail comiencen a tener problemas y desbalances económicos importantes. Los servicios de encomienda tienen un costo y asumir la logística de la entrega de productos por cuenta propia también tiene un costo; las empresas que ofrecen envíos gratis absorben esto dentro de sus gastos fijos.

El problema comienza a hacerse evidente cuando se trabaja con productos de baja rentabilidad. Al expandirse la cantidad de ventas, el comercio tiene que hacer malabares para ser rentable y cubrir todas las entregas de manera eficiente según lo ofrecido a los clientes, llegando a quedar en cifras negativas, solo por intentar mantener el sistema de entrega gratuita.

Un estudio denominado Solving the online logistics dilema. A practical guide toward profitability, que fue publicado recientemente por la consultora Strategy&, indica que dentro del mercado minorista europeo existen empresas con rentabilidades inferiores al 10%, siendo solo el sector dedicado a los artículos de lujo el que puede sostener rentabilidades de hasta el 80% manteniendo una política de envío gratis.

Entonces, ¿cómo resolvemos el problema logístico creado por el envío gratis?

Los clientes se han acostumbrado a recibir sus compras de manera gratuita y rápida, algo que en la mayor parte de los casos se traduce en una amenaza a la rentabilidad de empresa, siendo un modelo de negocio insostenible a largo plazo. Según el estudio, las recomendaciones a las empresas minoristas que desean resolver este problema serían las siguientes:

  • Promover la recogida en tiendas o puntos externos cuando se trabaja con productos de bajo costo/rentabilidad baja.
  • Almacenar desde puntos estratégicos, de preferencia en una ubicación central, con el objetivo de reducir los costos de movilización de la mercadería del almacén al punto de entrega.
  • Analizar los costos de devolución, que realmente son entre 3 y cinco veces más caros que el servicio de entrega.
  • Gestionar de mejor manera la política de precios. En muchas ocasiones no es posible trasladar los costos de envío al cliente sin que el valor del producto aumente en relación con lo que ofrece la competencia, pero es bueno investigar algún modelo intermedio donde el cliente asuma, al menos, un costo bajo por el envío.
Transformación de los hábitos de compra de comestibles

Transformación de los hábitos de compra de comestibles

Tal como una montaña rusa haciendo piruetas sobre sus rieles, así ha sido la transformación de los hábitos de compra de comestibles de los españoles durante los últimos cincuenta años. Y continuará cambiando…

A pesar de partir de una realidad distinta al resto de los países europeos, la influencia comunitaria nos acerca a las tendencias globales europeas -y también a las mundiales- en relación a los hábitos de consumo.

Lo que comenzó mucho antes de los 50s como una costumbre arraigada de visitar diariamente la tienda local de comestibles para surtirse mínimamente de los productos frescos y otras menudencias necesarias para subsistir, vuelve otra vez como un remake de base, aderezado, esta vez, con elementos indiscutibles de modernidad.

Vamos a explorar lo que los expertos vislumbran como las tendencias principales en la transformación de hábitos de compra de comestibles de los españoles y europeos en un futuro cercano.

Apuntando a la generación millenial

Aunque pareciera ambiguo -pero no lo es- los millenials, quienes dominan actualmente el mayor nicho de mercado, muestran un comportamiento original en la dispensa de su presupuesto de alimentación: combinan una alta tasa de visita a restaurantes con la compra mínima diaria de víveres y otros enseres en pequeñas tiendas locales, cercanas a su hogar. Lejos va quedando el hábito de sus padres de hacer compras mensuales en grandes superficies.

Este comportamiento particular puede ser usado provechosamente por las pequeñas tiendas de barrio, si atienden al conjunto del resto de las tendencias que muestran nuestros jóvenes, adaptándose a los nuevos tiempos.

Combinación de espacios de servicio

Sacando partido de lo dicho anteriormente, una de las soluciones que se proponen para resolver la aparente contradicción anterior, es la creación de espacios que combinen la presencia de bares, restaurantes, tiendas de ultramarinos, de productos frescos, comidas listas para llevar y pequeños bazares en un espacio común, donde el joven consumidor pueda satisfacer de manera fácil y rápida todos sus requerimientos de consumo, dejando espacio para lo que consideran es lo mas importante es esta época: vivir experiencias.

Delivery recurrente programado

Como parte de las tendencias principales en la transformación de hábitos de compra de comestibles de los españoles, las grandes compañías de distribución están planeando ofrecer listas de compra programada, despachadas a domicilio de forma recurrente, según un la frecuencia solicitada por el consumidor, entregando un paquete contentivo de productos frescos y procesados de uso frecuente, cuya llegada automática a casa le evite al joven millenial tener que ocuparse en reponer sus comestibles y consumibles con una visita obligada al establecimiento.

Autoservicios y kioskos de distribución

Estas iniciativas cubren la necesidad inmediata de productos comestibles frescos y pre empacados a los jóvenes consumidores, pudiendo ser solicitados con antelación, o escogidos al momento.

La transformación de hábitos de compra de comestibles de los españoles está trayendo el regreso -modernizado- a la compra fraccionada, realizada en múltiples establecimientos que caracterizó el comportamiento global hasta los años 80-90, en que surgieron los hipermercados.

Recomendaciones para una gestión eficaz del control de almacén

Recomendaciones para una gestión eficaz del control de almacén

Siendo el control de almacén el núcleo estratégico de la organización de la mercancía en un comercio, resulta fundamental implementar acciones conducentes a una labor cada vez mas práctica, eficiente y organizada de este proceso nuclear en toda empresa de venta de bienes y suministros. La gestión de almacén -realizada de forma optimizada- permite el movimiento y reposición de la mercancía sin que haya fallas en la representación de inventario de ningún producto, y sin que tampoco quede relegada la salida de algún otro fuera de su fecha óptima de consumo.

La función principal del control de almacén es, por lo tanto, registrar y regular el flujo óptimo de entrada y salida de mercancía. Para lograr este flujo armonioso, el personal a cargo debe estar en capacidad de atender los ciclos de demanda de los compradores y reponer la mercancía a tiempo desde los centros de proveedores, para que de esta forma se pueda asegurar la disponibilidad de los artículos según la demanda en el momento en que lo requiera el mercado.

Revisemos algunos detalles importantes que deben tomarse en cuenta para mejorar la actividad del control de almacén y hacer mas rápido y eficiente el trabajo.

Algunos elementos a tomar en cuenta para mejorar el control de almacén

  1. Sacar partido de la tecnología. Existen actualmente multitud de soluciones tecnológicas digitales para coordinar y agilizar el movimiento de entrada y salida de mercancía del almacén de forma segura. Desde soluciones tecnológicas sencillas, como el código de barras -que funciona bien en almacenes de pequeños comercios y también para los grandes distribuidores- hasta el auxilio de tecnologías sofisticadas, como el marcaje por radiofrecuencia por utilización de un chip, los avances tecnológicos aportan cada vez mas eficiencia y precisión a la organización del almacén. La tecnología de software también apoya un registro mas completo, detallado y pormenorizado del inventario.
  2. Alimentar la base de datos en tiempo real. Esta es una práctica estratégica de importancia fundamental para el buen desenvolvimiento del almacén, y va directamente de la mano con un buen manejo del personal involucrado en las labores del almacén, así como de la alimentación y actualización eficaz del registro de mercancía en la base de datos digitalizada.
  3. Dirigir de forma presencial y consciente el flujo de mercancía. Este punto también resulta neurálgico para lograr que se refleje y coincida la realidad de las existencias en físico con lo que se registra en los archivos sobre el movimiento del almacén.
  4. Realizar de forma eficiente el transporte de las mercancías. Esto evita retrasos en el flujo de entrada y salida de las mismas, reflejándose directamente en la eficiencia del servicio final al consumidor.
  5. Escoger el personal y los equipos apropiados.
  6. Calcular la optimización necesaria para minimizar la retención de mercancía en el almacén y reducir los costes de almacenamiento. La comparación de informes a lo largo del tiempo podrá indicar si la dinámica de trabajo y organización del almacén está funcionando adecuadamente.