Archivo de la categoría: Distribución

Recomendaciones para una gestión eficaz del control de almacén

Recomendaciones para una gestión eficaz del control de almacén

Siendo el control de almacén el núcleo estratégico de la organización de la mercancía en un comercio, resulta fundamental implementar acciones conducentes a una labor cada vez mas práctica, eficiente y organizada de este proceso nuclear en toda empresa de venta de bienes y suministros. La gestión de almacén -realizada de forma optimizada- permite el movimiento y reposición de la mercancía sin que haya fallas en la representación de inventario de ningún producto, y sin que tampoco quede relegada la salida de algún otro fuera de su fecha óptima de consumo.

La función principal del control de almacén es, por lo tanto, registrar y regular el flujo óptimo de entrada y salida de mercancía. Para lograr este flujo armonioso, el personal a cargo debe estar en capacidad de atender los ciclos de demanda de los compradores y reponer la mercancía a tiempo desde los centros de proveedores, para que de esta forma se pueda asegurar la disponibilidad de los artículos según la demanda en el momento en que lo requiera el mercado.

Revisemos algunos detalles importantes que deben tomarse en cuenta para mejorar la actividad del control de almacén y hacer mas rápido y eficiente el trabajo.

Algunos elementos a tomar en cuenta para mejorar el control de almacén

  1. Sacar partido de la tecnología. Existen actualmente multitud de soluciones tecnológicas digitales para coordinar y agilizar el movimiento de entrada y salida de mercancía del almacén de forma segura. Desde soluciones tecnológicas sencillas, como el código de barras -que funciona bien en almacenes de pequeños comercios y también para los grandes distribuidores- hasta el auxilio de tecnologías sofisticadas, como el marcaje por radiofrecuencia por utilización de un chip, los avances tecnológicos aportan cada vez mas eficiencia y precisión a la organización del almacén. La tecnología de software también apoya un registro mas completo, detallado y pormenorizado del inventario.
  2. Alimentar la base de datos en tiempo real. Esta es una práctica estratégica de importancia fundamental para el buen desenvolvimiento del almacén, y va directamente de la mano con un buen manejo del personal involucrado en las labores del almacén, así como de la alimentación y actualización eficaz del registro de mercancía en la base de datos digitalizada.
  3. Dirigir de forma presencial y consciente el flujo de mercancía. Este punto también resulta neurálgico para lograr que se refleje y coincida la realidad de las existencias en físico con lo que se registra en los archivos sobre el movimiento del almacén.
  4. Realizar de forma eficiente el transporte de las mercancías. Esto evita retrasos en el flujo de entrada y salida de las mismas, reflejándose directamente en la eficiencia del servicio final al consumidor.
  5. Escoger el personal y los equipos apropiados.
  6. Calcular la optimización necesaria para minimizar la retención de mercancía en el almacén y reducir los costes de almacenamiento. La comparación de informes a lo largo del tiempo podrá indicar si la dinámica de trabajo y organización del almacén está funcionando adecuadamente.
Los productos a granel están de vuelta en los supermercados españoles

Los productos a granel están de vuelta en los supermercados españoles

Millones de personas en todo el mundo se encuentran preocupados por la contaminación ambiental generada por los plásticos de un solo uso y los envases de dudosa utilidad. Más de 150 kilos de envases son desechados anualmente por cada ciudadano español, según las cifras ofrecidas por Eurostat, Statistics Explained.

¿Cómo se soluciona el problema de raíz? Las personas están haciendo su mejor esfuerzo por reciclar y disminuir el consumo de plástico atendiendo además a las legislaciones que han sido aplicadas en España durante los últimos dos años.

Sin embargo, el problema debería cortarse de raíz. La iniciativa ha sido la vuelta a las formas originales de venta de productos, cuando los tenderos entregaban las frutas frescas, sin plástico y los productos se vendían sin empaquetado minorista.

Vuelven las compras a granel

Para muchos solo es una moda alimentada por los Milennials y los “hipster”, sin embargo, el tamaño del problema medioambiental ya nos ha alcanzado a todos y no podemos ignorarlo, sino actuar.

Las tiendas minoristas y los grandes supermercados se han dado a la tarea de actualizar el concepto de compra los consumidores, dando un vistazo al pasado, un “retroceso” para nada involutivo.

Las compras a granel han regresado y cada vez más personas comienzan a adaptarse a ellas y a normalizar su existencia, en un mundo hasta ahora dominado por los envoltorios superfluos y de muy poca utilidad a largo plazo.

Se trata de una forma de ir más allá del reciclaje y atacar la causa de la contaminación desde su inicio, lo cual no es realmente exagerado. Por supuesto, para lograr impacto real, los supermercados han tenido que dotar de una estética moderna la venta de productos a granel.

En España, las tiendas a granel han tenido un despegue interesante. Los grandes y pequeños atores del comercio minorista no son ajenos a la tendencia y han realizado sus propias adaptaciones.

Si bien, es casi imposible que el consumidor deje de comprar productos empacados de marcas, sean blancas o conocidas, si que podemos ver que muchos pasillos de supermercados ahora incluye la opción de tomar muchos productos directamente a granel, en envases propios que podemos llevar desde casa.

Incluso, algunos establecimientos han ofrecido descuento como incentivo a esta acción de compra. Tal como ya hace mucho vienen haciendo los ATM, que ofrecen la posibilidad de mirar el saldo en pantalla para evitar el gasto de papel.

Los supermercados se han enfocado por mostrar la esencia real de los productos a granel: calidad, proximidad, eliminación del packaging innecesario y enfoque en la ecología como una manera de diferenciarse.

Para los productos que por higiene requieren de bolsa plástica, se ha comenzado a utilizar bolsas recicladas y compostables, haciendo énfasis en el producto y no en la publicidad de la marca.

Todo el conjunto de acciones busca mejoras a corto y mediano plazo, tanto para el usuario como para la sociedad y el medio ambiente, cuyo cuidado es responsabilidad de todos.

La gestión logística de la última milla

La gestión logística de la última milla

Al considerar la oferta del servicio de ventas en línea de cualquier empresa, la última fase de este proceso, es decir, la combinación de eventos que conlleva la entrega de la compra al cliente, se conoce como “la última milla”.

Como todo proceso reúne una serie de pasos articulados, iniciados a partir del pedido ya preparado y que terminan con la entrega en mano al cliente. La última milla  resulta la fracción más crítica en la cadena del e-commerce. Tanto es así, que esta parte del proceso puede representar hasta el 53% del coste total del traslado de un pedido, aunque solo constituya la parte final de la cadena de venta a distancia. Además, el prestigio de la empresa depende en gran medida del éxito final en la entrega -así como su fidelidad posterior a ella- basado en el juicio de valor del cliente.

Vamos a revisar a continuación algunas variables que influyen en la entrega de una compra realizada en línea, y aportar algunas sugerencias sobre cómo solventar los puntos críticos que se presentan. En ambos casos se requiere de una mente abierta que rompa paradigmas preestablecidos y que sea capaz de implementar soluciones innovadoras.

Variables que influyen en el desempeño de la última milla

En general, hay tres grandes áreas que abarcar en este sentido. Las referidas a los horarios de entrega de los pedidos, las concernientes al tamaño y volumen de la paquetería, y las referentes a los costos implícitos en el proceso de distribución. El proveedor de las entregas a distancia debe lidiar con diversas limitaciones, tales como horarios de entrega restringidos; movimiento de tráfico lento en zonas urbanas congestionadas, con tiempos de entrega cortos; pequeños volúmenes de entrega a distancias considerables; acceso a inmuebles en pisos altos sin ascensor; fallas en la comunicación entre repartidor y cliente, etc.

Sugerencias para solventar los puntos críticos de la última milla

Como en cualquier proceso productivo o comercial, los problemas se solucionan -en principio- mejorando el desempeño en la labor realizada. Para ello, se pueden implementar pequeños cambios innovadores que representen ventajas competitivas, redundando a su vez en una mejor apreciación del público receptor del servicio. La tecnología puede ayudar a mejorar gran parte de los puntos álgidos referidos al desempeño de los servicios relacionados con la última milla. Mejorando los procesos de automatización, haciendo mas eficiente el manejo de la data y flexibilizando el intercambio de información en la red de distribución, se puede lograr el incremento en la eficiencia del “punto caliente” del comercio a distancia.

Concretamente, algunas de las prácticas que pueden mejorar el desempeño de la última milla son: desarrollar aplicaciones que contribuyan a mantener mejor comunicados al proveedor, repartidor y cliente, que optimicen además de forma automática las rutas de entrega; ampliar los horarios de entrega, considerando la posibilidad de extenderlo a horarios nocturnos -o cercano a ellos- para evitar regresar una segunda vez; implementar centros de recogida de paquetes; y utilizar coches pequeños monovolumen en zonas urbanas congestionadas.