Archivo de la categoría: Consumo

duda bio, eco u orgánico

Bio, eco, orgánico, … ¿cuál es la diferencia? 

Los supermercados cada vez más están llenos de productos con etiquetados muy diferentes que, a menudo, no son más que quebraderos de cabeza para esos clientes que apuestan por una alimentación más sana y que, además, no quieren perjudicar al planeta.

Elegir entre uno y otro, puede ser complicado, cuando no se conoce la diferencia de uno y otro y se tiende a elegir por precio, por recomendaciones, por publicidad u otro motivo que, para nada, cumple con el objetivo del comprador

Las preguntas que se hacen los clientes son, ¿por qué hay tantas etiquetas?, ¿hay alguna diferencia?, ¿qué quiere decir cada una?, ¿cuál es la más sana?, ¿por cuál me decido?

Intentemos resolver todas esas dudas para que el cliente acuda al supermercado seguro de qué va a comprar.

¿Qué son productos ecológicos?

Aunque pueda parecer que es una decisión que toma el productor, para colocar una etiqueta en sus productos, no es así, conseguir esta denominación implica cumplir unas normas determinadas y, sin ellas, esa calificación no puede utilizarse.

En Europa, la etiqueta de orgánico se concede con base en la legislación, en concreto de tres reglamentos, y solo lo que cumpla esas directrices, puede optar al sello de ecológico. 

El Reglamento 848/2018, el Reglamento (CE) 889/2000, y el Reglamento (CE) 1235/2008, todo lo que respeta lo establecido en ellos, adquiere la etiqueta eco.

Los alimentos que cuentan con ese distintivo tienen dos características que los diferencian de muchos otros:

No utilizar químicos nocivos en su proceso de elaboración, esto es, que no se emplean herbicidas, pesticidas ni fertilizantes artificiales.

Una producción se caracteriza por ser tradicional y sostenible.

Aunque nos vamos a centrar en los alimentos, hay otros productos que en se encuentran cada vez más en los supermercados y que no lo son, como de limpieza, cosméticos, de aseo personal, alimentos para mascotas, …, en general en todos los sectores, ya se busca conseguir que los definan como ecológicos.

¿Qué significa «Bio»?

“Bio” o “biológico” es una etiqueta específica por la que se certifica que, un alimento, se ajusta a las normas de la Unión Europea para ese tipo de productos.

Los alimentos bio se cultivan y producen de manera sostenible, sin el uso de pesticidas químicos ni fertilizantes sintéticos.

Este cultivo realizado de manera orgánica, permite que frutas y verduras maduren naturalmente, y se consigue con eso sabores más intensos y unos mayores beneficios nutricionales.

Libres de residuos tóxicos, no solo su consumo se centra en el sabor, sino que al hacerlo, se minimiza la exposición a sustancias químicas dañinas, algo que la salud de quien los consume agradece.

Son alimentos que no se manipulan genéticamente, a diferencia de los transgénicos, en los que se puede influir en sus propiedades al agregar genes de otros organismos vivos.

Diferencias entre bio, eco y orgánico

Es común que los términos «bio», «eco» y «orgánico» se utilicen de manera aleatoria y que, para el cliente, no tenga demasiada diferencia, pero cada uno cuenta con matices específicos que los diferencian.

Es bueno saber que no hablas de lo mismo cuando te refieres a uno u a otro.

Bio

«Bio» es una abreviatura de biológico, te acabamos de hablar de él.

En el contexto de los alimentos, se refiere a productos cultivados y producidos siguiendo prácticas agrícolas respetuosas con la naturaleza y la salud humana.

La base de estos productos es una producción sostenible, y la ausencia de pesticidas químicos y fertilizantes sintéticos.

La idea es lograr una conexión más directa con la naturaleza desde el proceso de producción.

Eco

«Eco» es una abreviatura de ecológico. 

Se relaciona con la producción que respeta y preserva el medio ambiente.

Más allá de la producción agrícola, la clasificación «eco» se extiende a prácticas que minimizan el impacto ambiental en todo el ciclo de vida del producto, también en embalaje y transporte.

Orgánico

«Orgánico» se refiere a productos alimenticios que se cultivan y producen conforme a normativas orgánicas específicas, los decretos que te hemos comentado al principio

Estas normativas, a menudo, se establecen por entidades gubernamentales.

La certificación orgánica implica prácticas agrícolas específicas, como la prohibición de pesticidas y fertilizantes químicos, junto con estándares para el bienestar animal, en el caso de productos de origen animal.

Diferencias entre ellos

Mientras que «bio» y «orgánico» están más centrados en prácticas agrícolas, «eco» abarca un enfoque más amplio, que incluye el impacto ambiental total.

«Orgánico» implica regulaciones gubernamentales y certificaciones específicas, por lo que puede ser diferente en cada país, según una determinada legislación, esto es que, un producto calificado orgánico en un país, puede no serlo en otro o, por lo menos, no se consideraría igual.

Comparten la idea central de sostenibilidad y respeto por la naturaleza, sus matices específicos dependen en gran medida de regulaciones y prácticas específicas de cada región. 

El impacto de las etiquetas bio en el consumidor

Las etiquetas bio tienen un impacto significativo en la percepción del consumidor, solo con verlas le ofrecen información clave sobre la procedencia y la calidad de los alimentos.

Su presencia en el envasado afecta a su decisión de compra, por la que se decanta al estar seguro de que, tanto elaboración como procedencia, se ajustan a ideales y a su estilo de vida, mucho más concienciado con su salud y con la del planeta.

Son etiquetas que ofrecen transparencia sobre los orígenes de lo que se come, y dan la sensación de contribuir a acciones más conscientes, en definitiva, influyen en la forma en que los consumidores perciben y eligen productos alimenticios.

No solo eso, sino que ofrecer toda la información sobre el cultivo y la producción fomenta la sensación de honestidad por parte de la marca, al sugerir que son productos son más saludables, libres de pesticidas y otros químicos nocivos. 

Así, los consumidores asocian la etiqueta bio con opciones más nutritivas y beneficiosas para la salud, relacionados, además, con la producción local y prácticas sostenibles que reducen la huella de carbono asociada con el transporte de alimentos.

Es importante contar con una gran variedad de productos en los establecimientos, según las tendencias de compra de los consumidores, para que tengan a mano lo que buscan, y sea en su supermercado de confianza.

Los productos ecológicos son una gran apuesta por la que se van a decantar en comparación con el resto, y que, si ofrecen toda la información que necesita, el cliente deja de tener en cuenta el precio y apuesta por los beneficios.

Productos plant based

Productos plant-based: el futuro de los supermercados

Una tendencia está conquistando el mundo de la alimentación: los productos plant-based. 

Un mercado en alza que cuenta con, cada vez, más consumidores fieles que se decantan por ellos, y que “arrastran” a gran cantidad de gente concienciada por el bienestar animal, y el impacto ambiental.

Se trata de adaptarse, una vez más, a las preferencias de consumo de los clientes, a la vez de ofrecer más alternativas para la compra, en este caso, de productos que cuentan con demasiadas ventajas como para dejarlas pasar.

Vamos a hablar hoy de la nueva alternativa por la que cada vez se deciden más consumidores, los productos plant based.

¿Qué son los productos plant-based?

Sencillamente, son alimentos que provienen de plantas, hechos con ingredientes naturales ,diseñados para satisfacer tanto a los fieles consumidores de carne, como a quienes buscan opciones más saludables y sostenibles.

Durante el pasado año, uno de los factores decisivos para los consumidores, al mismo nivel que la seguridad alimentaria y el contenido nutricional, ha sido la procedencia del alimento.

Asegurar que lo que llega a su casa es un producto amigable con los animales, y con el medio ambiente, cobra cada vez más fuerza en la cesta de la compra.

Su consumo se ha disparado a nivel europeo, y tenerlos en cuenta no es mala decisión para ofrecerlos en tu supermercado.

¿Cómo ofrecerlos en tu supermercado?

Aunque son de sobra conocidos, igual lo son más por la etiqueta “vegana” o “de origen vegetal”, algo que a menudo frena a los consumidores más tradicionales.

Este tipo de productos, con fama de poco nutritivos o de poco sabor, no termina de convencer a muchas personas que no se atreven a apostar por ellos.

La solución no está en ponerles un nombre, sino en resaltar las ventajas que supone elegirlos, destacando su procedencia, su sabor (sí, si tienen) y sus beneficios para el entorno.

Cada vez más personas optan por hamburguesas que saben a carne sin contenerla, piezas de pollo que saben a pollo, sin serlo, o diferentes tipos de productos lácteos exentos de leche.

No cabe olvidar que en nuestro país las bebidas vegetales, ya sean de soja, avena o almendra, están en alza, sin que sea necesario seguir una dieta específica, solamente por su sabor y nutrientes.

Etiquetado

Cuentan con una etiqueta distintiva que los hace ser fácilmente reconocidos por quien consume dietas veganas, y, también, para darlos a conocer al resto de compradores.

La Unión Vegetariana Europea, organización comunitaria que promueve el consumo vegetariano y vegano, concede sellos V-Label, con ellos destacan del resto, son reconocidos, y aportan confianza.

¿Por qué contar con ellos en tu supermercado?

Los productos y bebidas de base vegetal no son solo cosa de vegetarianos y veganos.

Casi la mitad de los españoles confiesa haber incorporado este tipo de alimentos en su dieta, motivo por el cual cada vez son más los establecimientos que los ofrecen en sus estantes.

Te dejamos 4 razones para que no falten en tus estanterías

01.-Amplías tu oferta

Abres las puertas a una gran variedad de nuevas opciones que, poco a poco, van creciendo y convirtiéndose en habituales en los hogares.

Si cada vez más las familias los buscan, que sea en tu establecimiento donde los encuentren.

Además, son una opción atractiva para aquellos que prefieren reducir su consumo de carne, o adoptar una dieta más equilibrada.

02.-Apoyas lo saludable y sostenible

Por norma general, los productos que cuentan con este sello de calidad, tienden a ser bajos en grasas saturadas y ricos en nutrientes.

No solo eso, contribuyen a reducir la huella ambiental, algo que los consumidores modernos valoran cada vez más, y procuran que, su supermercado de confianza, se convierta en su aliado, y persiga sus mismos ideales

03.-Sigues una tendencia en alza

La demanda de productos plant-based está en aumento, es una manera perfecta de mantenerte al día con las tendencias alimenticias más populares.

Ayuda, sin duda, a atraer a nuevos clientes y a fidelizar a los que ya tienes. 

No solo ofreces opciones más saludables y sostenibles, sino que también satisfaces los gustos cambiantes de tus clientes. 

04.-Oportunidad de marketing

Una nueva oportunidad de estrategias de marketing, creativa y actual, que te ayuda mucho en tu diferenciación de la competencia.

Aprovecha las redes, o los canales en los que se habla de un consumo sostenible, para introducir tus campañas, y darte a conocer a este público creciente.

Impacto de los alimentos plant-based en el medio ambiente

La incorporación de alimentos plant-based no solo tiene beneficios para la salud de los consumidores, sino que también marca una diferencia positiva en el medio ambiente. 

Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero

La producción de alimentos de origen animal, a menudo, se asocia con emisiones significativas de gases de efecto invernadero, especialmente metano.

Los alimentos plant-based generan menos emisiones, mitigando con eso el cambio climático.

Uso eficiente de recursos

La producción de carne convencional requiere grandes cantidades de tierra, agua y alimentos para animales.

Los alimentos plant-based, en comparación, requieren menos recursos, permiten un uso más eficiente de la tierra y del agua, y reducen la presión sobre los ecosistemas.

Menor deforestación

La expansión de la ganadería se vincula a la deforestación, lo que tiene graves consecuencias para la biodiversidad.

Al optar por alimentos plant-based, se reduce la demanda de tierras destinadas a la cría de animales, ayudando a preservar los bosques y hábitats naturales.

Promoción de prácticas agrícolas sostenibles

Fomenta el desarrollo de prácticas agrícolas más sostenibles, como la agricultura regenerativa, y la diversificación de cultivos.

Estas prácticas contribuyen a la salud, a largo plazo, de la tierra y de los ecosistemas agrícolas.

La transición hacia alimentos plant-based es una elección que va más allá de la nutrición individual, es una contribución a la protección del medio ambiente, lo que hace que su incorporación en el mercado sea ya imprescindible.

Contar con ellas es tu manera de acercarte a un tipo de consumidores fieles que van a tener en cuenta que, como ellos, te preocupas por mejorar el planeta.

A la vez, tienes la oportunidad de convertirte en un supermercado que incorpora las nuevas tendencias alimenticias como una acción más para mejorar la experiencia de los consumidores.

marketing nutricional

El impacto del marketing nutricional en las decisiones de compra

Una manera más de aportar novedades en tu supermercado es una estrategia llamada marketing nutricional, con el que puedes atraer a un mayor número de clientes.

La nutrición, y la búsqueda del bienestar, es algo que cada vez preocupa más a quien acude a diario a los supermercados, y busca los mejores productos, o los que necesita, para su salud.

Es una tarea no siempre fácil, que se puede simplificar cuando son los propios productos los que se saben vender, con un etiquetado que se entiende y que indica claramente qué, y que no tiene.

Aparece, el marketing nutricional, una estrategia de venta efectiva para ti, y saludable para tus clientes.

¿Qué es el marketing nutricional?

De una manera sencilla, podemos decir que el marketing nutricional es la forma de presentar la información sobre los productos de nuestro supermercado, para facilitar la toma de decisiones de los clientes en base en sus características.

No es tanto el destacar los valores nutricionales de unos sobre otros, sino de facilitar el acceso a esa información, haciendo que sea comprensible.

Al aportar los datos de manera sencilla, ofreces a tus clientes la posibilidad de decidir entre las opciones más saludables, basada en los beneficios para su bienestar.

¿Cuáles son los beneficios para tus clientes?

El principal, que tiene la oportunidad de decidir qué es lo que quieren comprar, qué es lo más conveniente y saludable para ellos, sin tener que dar muchas vueltas y sin complicaciones.

Es una manera más de facilitar la compra en tu supermercado, una compra más consciente de lo que se consume, dando la opción de elegir productos alineados con sus objetivos nutricionales.

Otro beneficio destacable, el ahorro de tiempo, no se trata de información enrevesada que no entienden, y que les hacen dudar, o necesitar de ayuda para que alguien se la explique, lo ven, y entienden, de un solo vistazo.

Pueden, además, comparar productos similares y tener la posibilidad de no decidir por la publicidad o el precio, sino, porque, realmente, les beneficia.

Marketing nutricional en un estilo de vida saludable

No se trata solo de una estrategia comercial, no es solo destacar unas características sobre otras con la finalidad de competir con el resto de productos similares, y vencer.

El marketing nutricional es una herramienta muy poderosa para fomentar un estilo de vida saludable entre nuestros clientes, con beneficios tan importantes como estos:

Concienciar y educar

Aumenta la conciencia y la comprensión de los clientes sobre la importancia de la nutrición en su salud, facilitando la lectura de los ingredientes que contienen, contribuimos a dar a conocer pautas sobre hábitos alimenticios saludables.

Incentivar para apuestas más nutritivas

Resaltar productos saludables y hasta, incluso, ofrecer incentivos para su compra, favorece que se decidan por los más nutritivos.

Cuando saben qué contiene cada uno, por la claridad de la información, es más fácil que se sientan más motivados a preferir opciones más beneficiosas para su salud.

Mejorar hábitos alimenticios

Juegas un papel fundamental en la transformación de los hábitos alimenticios de los consumidores.

Cuando la información que se proporciona es clara y accesible, contribuyes a una mejor toma de decisiones nutricionales que derivan en hábitos saludables, y un bienestar a corto plazo.

Diferenciación en el sector

No cabe duda de que cualquier aspecto que puede hacernos diferenciar del resto es un valor añadido ante la toma de decisiones.

Estrategias de este tipo, que velan por los clientes, y los consideran una prioridad, te posiciona como un establecimiento que mira por su bienestar, una enorme atracción para aquellos que buscan una experiencia de compra personalizada, al ver como tu forma de actuar, coincide con sus valores.

Influencia de los envases en el éxito del marketing nutricional

No son solo una manera de proteger el producto, que facilitan poder transportarlo, los envases dicen mucho de quien los comercializa.

Una adecuada presentación desencadena una conexión visual inmediata con los clientes, e influye significativamente en sus decisiones de compra.

Visibilidad y atracción

Un envase bien diseñado resalta la información nutricional de manera clara y atractiva. 

Colores vibrantes, gráficos claros, y un diseño limpio captan la atención, consiguiendo que la información nutricional sea más visible, y fácil de procesar, para cualquiera que le conceda unos minutos

Comunicación efectiva

Los envases sirven como vehículo principal para comunicar los beneficios nutricionales de un producto.

Etiquetas detalladas, íconos claros, y mensajes concisos, transmiten información clave sobre calorías, grasas, azúcares, y otros nutrientes esenciales, de una manera eficaz que llega muy rápido al consumidor.

Destacan aspectos positivos

Los envases permiten destacar los aspectos positivos de los productos, como contenido rico en vitaminas, sin gluten, o bajo en grasas. 

Resaltar estas características en el envase influye en la percepción del cliente, y promueve elecciones más saludables.

Transparencia y confianza

Un envase transparente y honesto contribuye a afianzar la confianza del cliente, en ti, tus productos, y tu establecimiento.

La presentación clara de información nutricional, junto a la ausencia de mensajes engañosos, refuerzan la percepción de que la marca se preocupa por la salud y el bienestar.

Diseño ergonómico

Un diseño de envase que facilita la manipulación mejora la experiencia del consumidor.

Optamos por envases que son cómodos de sostener, abrir y cerrar, lo que incita a la interacción del cliente con el producto, y le anima a conocer su información nutricional.

Innovación en sostenibilidad

La elección de envases sostenibles demuestra tu compromiso con la salud del planeta, y entras en sintonía con clientes conscientes de la protección del medio ambiente.

La combinación de envases atractivos y sostenibles refuerza la imagen positiva de tu marca.

Personalización por segmentos de clientes

Aprovecha la personalización de los envases para acercarte a los diferentes tipos de clientes, y, con ellos, satisfacer sus necesidades y preferencias.

Por ejemplo, productos dirigidos a niños, pueden tener un diseño divertido, y educativo, mientras que, los destinados a adultos, pueden enfocarse en aspectos nutricionales más específicos.

Una estrategia más que destacamos que se basa en la presentación de los productos de tu supermercado, ya sea en los de tu marca blanca o en los que, sin ser su productor, se exponen en tus lineales.

Optar por una buena información nutricional dirigida a tus clientes, ayuda mucho para que ellos opten por ti.