Archivo de la categoría: Consumo

¿Cómo será el Black Friday 2020 en España?

¿Cómo será el Black Friday 2020 en España?

Tal como ocurre cada año desde 2011, el Black Friday se desarrolla el último viernes de noviembre. Se trata de una celebración con origen estadounidense que desde hace casi una década se ha instaurado con éxito en Europa y América latina, donde las tiendas y marcas ofrecen descuentos importantes sobre toda una enorme variedad de productos y servicios.

Siendo el 2020 un año bastante particular, el evento no tendrá el enfoque tradicional, ya que la pandemia ha ocasionado que las superficies comerciales se vean obligadas a reducir el aforo con el objetivo de minimizar el riesgo de contagio, por lo que el centro del Black Friday 2020 será el eCommerce, con una crisis económica a cuestas incidiendo en las decisiones de compra.

Guerra de ofertas y consumidores más prudentes

Según encuestas, la mayoría de los consumidores están dispuestos a aprovechar las ofertas que se producen en la fecha e incluso desde días antes del viernes negro. Sin embargo, la crisis económica y la pérdida de empleos harán que muchas de las decisiones de compra sean más conscientes de lo habitual.

De hecho, la temporada de descuentos ha iniciado mucho antes, con las grandes tiendas promocionando ofertas importantes y compitiendo en diferentes categorías de productos. Esta edición se verá muy condicionada por el coronavirus y los consumidores darán preferencia a los artículos relacionados con el teletrabajo, entretenimiento en casa y deportes.

El contexto actual también obliga a presionar el crecimiento de las ventas online. En medio de una segunda ola de contagios y nuevas medidas de confinamiento en Madrid, todo parece apuntar a que el  Black Friday 2020 será un evento centrado en la experiencia virtual, para de esta forma sortear las dificultades la reducción de aforo y las restricciones de movilidad.

A todo lo anterior deberíamos sumar el hecho de que los consumidores estarán siendo más prudentes al momento de gastar su dinero, priorizando la lista de compra y adoptando medidas de austeridad. Los supermercados también se han unido a esta celebración, ofreciendo descuentos excepcionales en listas de productos en categorías seleccionadas.

El protagonismo del evento se verá empañado

Según comenta Ángela López, de la consultora Nielsen, la pandemia “diluirá mucho el protagonismo del Black Friday, pues son muchas las compañías que ya están intentando ganar protagonismo antes de tiempo, ofreciendo días de descuentos para captar esas compras programadas que antes te dejabas para finales de noviembre o para diciembre”.

Esto se ha podido notar desde hace semanas, cuando las grandes marcas han iniciado la competencia de precios y ofertas, rebajando su stock desde ya. Sin dudas, el Black Friday 2020 en España será una autentica guerra de precios en la que los consumidores podrán generar un importante beneficio.

Pero indudablemente, el impacto económico ejercido por la pandemia se hará notar, siendo bastante posible que en el mejor de los escenarios solo se logre mantener el volumen de consumo de la temporada pasada, ya que el escenario actual obliga a eliminar el comportamiento impulsivo.

Cambio en los hábitos de consumo que definen la nueva normalidad

Cambio en los hábitos de consumo que definen la nueva normalidad

Durante los meses de confinamiento a causa de la emergencia sanitaria, nuevas preocupaciones necesidades y comportamientos han surgido en los ciudadanos, cambiando por completo los hábitos de consumo de la sociedad. Se trata de un tema que debe ser analizado con detenimiento por parte de los involucrados en el sector del comercio retail, incluidos los supermercados.

Los consumidores españoles ya asumieron cambios importantes durante el confinamiento, a los cuales todos los comercios tuvieron que adaptarse con extrema rapidez. En la nueva normalidad el cambio entre canales de compra, marcas y productos será parte del proceso de adaptación, sobre todo durante los siguientes meses, cuando se vuelva notoria más la desaceleración económica.

¿Cómo cambiarán los hábitos de consumo de los españoles? En pleno contexto de pandemia vimos como la población en general dio preferencia a la compra de insumos deportivos, medicinas, artículos de arte y manualidades, alimentos, higiene personal l y desinfección del hogar. Tras la nueva normalidad, notaremos algunos cambios en los patrones de consumo.

¿Cuáles son los cambios que podemos esperar en los consumidores para la nueva normalidad?

Según un estudio realizado denominado Covid-19: How can Grocery Retailers win in the new normal?, llevado a cabo por la consultora Boston Consulting Group, se plantea que la pandemia tendrá consecuencias sobre los patrones de consumo del ciudadano español, y establece una serie de consecuencias lógicas que puede ser muy útiles para que el sector retail tome previsiones.

En el análisis del estudio se puede leer que las diferentes fases la pandemia (primeros casos, confinamiento, adaptación y transición a la nueva normalidad) han supuesto comportamientos de compra muy variados en lo que respecta al tipo de productos consumidos y los canales de venta utilizados para tal fin.

Durante las primeras semanas del Lock-down (cierre de emergencia de las ciudades y cese de actividades), se produjo un incremento considerable en la compra de productos alimenticios, así como de higiene personal y doméstica. Semanas después, el confinamiento sirvió de impulso para el gasto en entretenimiento en casa, juegos de mesa, artículos de papelería, fitness y más.

¿Qué cambios trae la nueva normalidad?

Ahora bien, ¿qué cambios podemos esperar con la nueva normalidad? Pues, en primera instancia notamos un auge en el consumo de alimentos fuera de casa, situándose entre un 18% y un 25% del presupuesto del hogar conforme avanzó el proceso de desescalada, pero este nuevo boom no será permanente, principalmente debido a la caída de los ingresos y la contracción económica.

En este momento, la población comienza a sentir las consecuencias reales de paralizar casi por completo las actividades económicas durante meses, enfrentándose a una caída en la renta, contracción económica que según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), se ubicará entre un 10,1% y 12,4% del PIB para final de 2020.

Bajo esta situación de incertidumbre, el patrón de consumo tendrá nuevamente como centro la alimentación y los servicios esenciales, una tendencia se estima se mantenga incluso por los siguientes 24 meses a partir del momento en que se dio fin al confinamiento.

Cómo se adaptan los supermercados a la nueva normalidad

Cómo se adaptan los supermercados a la nueva normalidad

La desescalada del confinamiento y el regreso a lo que se ha denominado la “nueva normalidad” ha sido motivo de mucha alegría entre la población española, que por varios meses estuvo en la necesidad de permanecer cumpliendo una cuarentena estricta para reducir la tasa de contagio por el nuevo coronavirus.

Sin embargo, desde el mes de mayo, toda España comenzó el camino hacia la nueva normalidad atravesando diferentes fases hasta culminar en una liberación casi total de la cuarenta, estableciendo limitaciones y reglas para la circulación de las personas, lo cual ha permitido la reactivación de todos los sectores económicos del país.

Los supermercados fueron unos de los pocos establecimientos que mantuvieron sus actividades a lo largo del desarrollo de la pandemia, asumiendo un papel fundamental en el abastecimiento de la población. Por supuesto, esto lo hicieron de forma limitada, en horarios reducidos y con una cantidad de protocolos enorme para garantizar la seguridad de clientes y trabajadores.

De vuelta a la nueva normalidad

Uno de los primeros cambios para las cadenas de supermercados durante el camino hacia la nueva normalidad, ha sido la recuperación de los horarios de trabajo habituales que debieron reducirse drásticamente en medio de la pandemia. Ahora, es necesario atender las demandas actuales y ofrecer nuevamente un servicio de conveniencia para los usuarios, con horarios amplios.

Los locales han establecido controles para el ingreso, así como reducción del aforo permitido, lo cual es una regla que debe seguirse por toda clase de establecimiento comercial. Algunas reglas adicionales como el uso obligatorio de mascarilla, guantes, desinfección de manos al ingreso y el distanciamiento de al menos un metro, son parte del protocolo actual.

Refuerzo de las medidas de higiene y desinfección

Otra de los asuntos clave en el proceso de adaptación a la nueva normalidad, es el despliegue informativo. Las cadenas de supermercado utilizan señalética, carteleras informativas y cuñas a través de los hilos musicales de la tienda para recordar a los usuarios que tienen el deber de cumplir con los protocolos de seguridad establecidos.

A las medidas de distanciamiento social y la división de los espacios para mejorar el flujo de los clientes dentro del establecimiento, se agrega un refuerzo de las medidas de higiene y desinfección, lo cual ha representado una inversión importante en equipos de protección personal para los empleados.

La experiencia de compra aún dista mucho de lo que acostumbrábamos antes de la pandemia, pero el esfuerzo de los supermercados por adaptarse y seguir ofreciendo un servicio de calidad es notorio. No solo se trata de colocar a disposición de los clientes muchos litros de gel hidroalcohólico, sino de convertirse en protagonistas de cambios radicales en la rutina habitual.

Esta misma situación la atraviesa el resto del sector retail y centros comerciales, quienes han podido reiniciar sus actividades, siempre que cumplan con los protocolos y la normativa relacionada con el aforo, la protección personal, distanciamiento social y desinfección de los espacios para seguridad de clientes y trabajadores.