Los supermercados deben evolucionar

Los supermercados deben evolucionar

Transcurre el año 2017 y ya la evolución del retail es algo más que evidente. No hace falta contratar un gurú de marketing para que nos explique lo que está ocurriendo dentro del segmento de las ventas retail. Las nuevas tecnologías y las múltiples ventajas que estas ofrecen, son innegables, así como es muy evidente el cambio en los patrones de consumo de los clientes. Presionan una tendencia inevitable: los supermercados deben evolucionar.

Solo hace falta darle un vistazo al análisis de las tendencias de consumo de este 2017, para entender que las cadenas de supermercados deben continuar adaptándose a un cambio que se va a producir de forma inevitable.

El comercio electrónico es tema obligado

No se trata de un hecho aislado, ni de un empresario excesivamente innovador, que se está tomando el atrevimiento de cambiar los parámetros del mercado, sacudiendo las bases de un determinado nicho. La evolución del retail hacia el comercio electrónico, se trata de un proceso natural, causado por el auge de las tecnologías de la información que están permitiendo que los consumidores se encuentren excesivamente informados, lo que los hace exigir nuevos servicios que realmente se adapten a sus necesidades y estilo de vida.

El comercio electrónico en los supermercados es un una evolución del retail que no solo se evidencia en España. Se estima que las ventas del comercio electrónico en el sector alimentos en Estados Unidos, aumentarán en al menos 60% durante el presente año. Un caso seguido de cerca por Europa, donde se estimó que crecerían en un 78%, y se cumplió. La evolución del retail en España no se trata de un capricho, sino de una necesidad, y los supermercados deben mantenerse en sintonía con estos cambios, adaptarse a ellos y buscar la manera de diferenciarse, buscando mantenerse en el gusto de los compradores. Se debe recordar siempre que los clientes buscan el producto adecuado, acompañado de una experiencia de compra inigualable.

La evolución del retail es un reto para los supermercados

Aunque el entorno del comercio electrónico es fácil de adaptar al funcionamiento de casi cualquier establecimiento tradicional de ventas retail, existen algunas barreras, principalmente logísticas. Debido a que los supermercados tradicionales han sido desarrollados para que sean las personas las que vayan al establecimiento a realizar sus compras, la tendencia actual es a que sean los mismos supermercados los que entreguen los productos que compramos en las puertas de nuestras residencias. Este cambio resulta un tanto complicado para algunas cadenas de supermercados, sobre todo si no logran entender y aceptar las ventajas potenciales de adaptarse a los cambios que están surgiendo.

Es bueno tener en cuenta que la gran mayoría de las barreras que mantuvieron contenida la explosión del comercio electrónico han sido casi eliminadas. Lo servicios logísticos ofrecen soluciones adaptadas al e-commerce y la oferta de productos que se ha visto incrementada, llegando al punto de poder comprar productos frescos sin necesidad salir de casa. Se trata de una tendencia que no se va a frenar en los próximos años.

Los descuentos como estrategia para aumentar las ventas

Los descuentos como estrategia para aumentar las ventas

Los descuentos en las ventas son una de las estrategias de marketing más utilizadas a nivel mundial. Palabras como “oferta”, “descuento” “promoción”, tienen un efecto directo en la mente de los potenciales clientes. Se trata de una estrategia comercial que no es nueva y mucho menos innovadora, de hecho es una de las formas clásicas de promover la venta de un determinado producto. Es un recurso muy utilizado en las campañas de marketing, ya que en general suele tener efectos positivos en las ventas, aunque siempre se debe analizar con detenimiento el plano general antes de realizar una campaña de descuentos.

Entendiendo el concepto en profundidad

Se debe entender que los descuentos en las ventas son una rebaja o reducción del precio que se le aplica a un determinado producto o servicio. Este descuento se aplica por motivos muy específicos, que puede ser el de promover las ventas de productos que tienen baja demanda, aumentar las ventas o llegar a nuevos clientes. También puede influir en el reconocimiento de marca, siendo muchas veces este el caso de diversas cadenas de supermercados que compiten entre sí, en una batalla de descuentos que tiene como objetivo, que se reconozca el establecimiento como una referencia de precios bajos, logrando posicionarse en el imaginario colectivo de la población.

Evidentemente hacer  descuentos en las ventas, puede ser una estrategia muy beneficiosa tanto para los establecimientos, como para las marcas y sobre todo para los consumidores. En una publicación anterior se hablaba del ahorro vía descuentos, y se mencionaba que era posible para un consumidor, ahorrar hasta un 45% en sus compras, si utilizaba todos los descuentos y ofertas disponibles en un establecimiento.

Descuentos: ¿Una buena estrategia de ventas?

Lo primero que se debe comprender, es que los descuentos en las ventas no son una estrategia que se debe realizar a la ligera; es necesario analizar las ventajas y desventajas potenciales. Una desventaja podría ser que para hacer atractiva la oferta, el establecimiento deba desprenderse de un porcentaje de sus beneficios. Por lo tanto no solo se trata de lanzar una serie de descuentos al azar y sin el adecuado estudio, sino que se debe trazar una estrategia que deje bien en claro cuál es el objetivo que se desea alcanzar con los descuentos en las ventas.

Por ejemplo, cuando una mercancía tiene poca rotación y se encuentra en grandes cantidades dentro del almacén, conviene ofertarla de forma que aumente la velocidad con la que disminuye el inventario de la misma, logrando con esto deshacerse de inventarios viejos, algo realmente conveniente con artículos que posean fecha de caducidad o que pertenezcan a una determinada estación, como es el caso de los artículos navideños, de invierno o perecederos como frutas de temporada y pescados frescos.

Analizando de forma detallada cual es el objetivo que se desea alcanzar con esta técnica, se evitan los riesgos asociados a perder dinero a causa de aplicar ofertas impulsivas en productos que tal vez no permiten un margen de beneficios muy grande.

10 trucos psicológicos que utilizan los supermercados para aumentar las ventas

10 trucos psicológicos que utilizan los supermercados para aumentar las ventas

La mente humana domina todos los aspectos de nuestra vida y los supermercados no se escapan ya que forman parte de nuestra cotidianidad. Por esta razón se hace posible aprovechar algunas técnicas de persuasión que lleven a las personas a comprar más.

Eso puede explicar lo que sucede cuando vamos al supermercado con una lista concreta de cosas por comprar para realizar una receta específica y de pronto, tenemos el carro lleno de cosas que estaban fuera del plan inicial. No, no se trata de que seas un comprador compulsivo, sino que el supermercado está haciendo uso de algunos trucos psicológicos para vender más, y en general, los seres humanos somos bastante propensos a ser persuadidos.

¿Quieres saber cuáles son los trucos psicológicos para vender más?

  1. Productos con rebaja. No solo las ofertas llaman nuestra atención, sino que la ubicación estratégica de los productos con descuento tiene el objetivo de persuadirnos a comprar.
  2. El carrito de la compra. Esto es bastante simple, mientras más grande mejor, porque hay mayor espacio para llenarlo de cosas innecesarias.
  3. Precios a .99. Es uno de esos trucos psicológicos para vender más, que parece tan conocido, que resulta insólito que aun funcione, pero sí, aun lo hace. La explicación es simple, y es que un céntimo es capaz de matizar la percepción sobre lo barato o lo caro de un producto. Si algo cuesta 9,99 euros, nuestro cerebro lo tomará como un 9, en lugar de asociarlo con un 10, que es el numero mas cercano del monto real.
  4. La ubicación de los productos esenciales. Generalmente van a las zonas frías del local, para favorecer el tráfico allí.
  5. La ubicación de los productos prescindibles. Existen productos que no son realmente necesarios y para impulsar su venta, generalmente se ubican en la entrada y con vistosa publicidad con el fin de que llamen la atención,
  6. Los productos costosos justo a la altura de los ojos. Este es uno los trucos psicológicos para vender más que resultan imprescindibles. Se coloca de forma más visible, todo aquello que se desea que se venda a mayor velocidad.
  7. Cambiar las cosas de lugar. Si un cliente sabe donde se encuentra el producto que necesita, va directo y lo toma, permaneciendo poco tiempo en el establecimiento y cambiar las cosas de lugar, causa el efecto contrario, nos retiene en el local buscando en los pasillos, lo que aumenta la posibilidad de que veamos otras cosas que queramos comprar.
  8. Las muestras gratis. El truco está en que al tomar la muestra gratis y probar un maravilloso nuevo producto, lleno de bondades y a precio promocional, iremos corriendo a comprarlo… ¡Y si, realmente lo hacemos!
  9. Colores y aromas. Un estudio bastante particular llevado a cabo por científicos de la Universidad de Minnesota y la Universidad de Hong Kong determinaron que cuando vamos al supermercado con hambre, presentamos una tendencia a comprar más. Quizás por eso somos tan vulnerables a los colores y aromas dentro de los supermercados.
  10. Los productos en la caja. Las cajas se encuentran llenas de productos tentadores, con bellos empaque y generalmente exhibidos en vistosos stands. Mientras estamos en la fila para cancelar, caemos en la tentación y tomamos más productos.