Cómo se adaptan los supermercados a la nueva normalidad

Cómo se adaptan los supermercados a la nueva normalidad

La desescalada del confinamiento y el regreso a lo que se ha denominado la “nueva normalidad” ha sido motivo de mucha alegría entre la población española, que por varios meses estuvo en la necesidad de permanecer cumpliendo una cuarentena estricta para reducir la tasa de contagio por el nuevo coronavirus.

Sin embargo, desde el mes de mayo, toda España comenzó el camino hacia la nueva normalidad atravesando diferentes fases hasta culminar en una liberación casi total de la cuarenta, estableciendo limitaciones y reglas para la circulación de las personas, lo cual ha permitido la reactivación de todos los sectores económicos del país.

Los supermercados fueron unos de los pocos establecimientos que mantuvieron sus actividades a lo largo del desarrollo de la pandemia, asumiendo un papel fundamental en el abastecimiento de la población. Por supuesto, esto lo hicieron de forma limitada, en horarios reducidos y con una cantidad de protocolos enorme para garantizar la seguridad de clientes y trabajadores.

De vuelta a la nueva normalidad

Uno de los primeros cambios para las cadenas de supermercados durante el camino hacia la nueva normalidad, ha sido la recuperación de los horarios de trabajo habituales que debieron reducirse drásticamente en medio de la pandemia. Ahora, es necesario atender las demandas actuales y ofrecer nuevamente un servicio de conveniencia para los usuarios, con horarios amplios.

Los locales han establecido controles para el ingreso, así como reducción del aforo permitido, lo cual es una regla que debe seguirse por toda clase de establecimiento comercial. Algunas reglas adicionales como el uso obligatorio de mascarilla, guantes, desinfección de manos al ingreso y el distanciamiento de al menos un metro, son parte del protocolo actual.

Refuerzo de las medidas de higiene y desinfección

Otra de los asuntos clave en el proceso de adaptación a la nueva normalidad, es el despliegue informativo. Las cadenas de supermercado utilizan señalética, carteleras informativas y cuñas a través de los hilos musicales de la tienda para recordar a los usuarios que tienen el deber de cumplir con los protocolos de seguridad establecidos.

A las medidas de distanciamiento social y la división de los espacios para mejorar el flujo de los clientes dentro del establecimiento, se agrega un refuerzo de las medidas de higiene y desinfección, lo cual ha representado una inversión importante en equipos de protección personal para los empleados.

La experiencia de compra aún dista mucho de lo que acostumbrábamos antes de la pandemia, pero el esfuerzo de los supermercados por adaptarse y seguir ofreciendo un servicio de calidad es notorio. No solo se trata de colocar a disposición de los clientes muchos litros de gel hidroalcohólico, sino de convertirse en protagonistas de cambios radicales en la rutina habitual.

Esta misma situación la atraviesa el resto del sector retail y centros comerciales, quienes han podido reiniciar sus actividades, siempre que cumplan con los protocolos y la normativa relacionada con el aforo, la protección personal, distanciamiento social y desinfección de los espacios para seguridad de clientes y trabajadores.

El comercio retail inicia la desescalada en España

El comercio retail inicia la desescalada en España

Tras más de 60 días de confinamiento en España los comercios abren sus puertas nuevamente, pero de manera progresiva y con limitaciones en cuando a horarios y aforo. Además, las personas tendrán que utilizar mascarilla de forma obligatoria y respetar el distanciamiento social. En la recta final de la pandemia, el sector retail ofrecerá una experiencia de compra fuera de lo común.

La crisis sanitaria ha afectado de diferentes maneras a la industria minorista y los supermercados no han escapado de esa realidad. Ahora más que nunca es necesario reinventarse por completo,  estudiar el comportamiento compra y las necesidades de los clientes para atender sus necesidades sin perder de vista la situación de contingencia que atraviesa la nación.

¿Cómo funcionarán los establecimientos físicos durante este periodo?

El reporte Trend Report: Cuarentena elaborado por Francesca Tur y Berta Segura resulta bastante concluyente. “El futuro del retail tradicional debe reinventarse ofreciendo una experiencia de marca memorable”. Todo parece indicar que la mayoría de los establecimientos minoristas se convertirán en centro de recogida de las ventas online.

La pandemia se convirtiendo en factor de aceleración para este proceso que ya era notorio. Sin embargo, esta adaptación se produce de manera abrupta y obligatoria, marcando un antes y un después en la forma en que realizamos las compras. Sin dudas, el cambio representa un reto para aquellos negocios que durante años consideraron las tiendas abarrotadas como señal de éxito.

Madrid y Valencia son las ciudades que llevan más lento el proceso de desescalada. Entre los cambios más evidentes, notaremos una reducción del aforo junto a medidas de limpieza y desinfección más frecuentes a lo largo de la jornada laboral. Los guantes, las mascarillas de uso obligatorio y otros elementos de seguridad son clave en el regreso a la nueva normalidad.

Supermercados con nuevos horarios

El sector de la distribución de alimento, por su carácter prioritario se mantuvo en funcionamiento a lo largo de los meses de cuarentena, aunque con horarios reducidos. Con la desescalada del confinamiento estrenan horarios ampliados, algo que representaría un importante repunte para la actividad comercial, siendo este uno de los principales motores del PIB.

Algunos elementos de seguridad se convierten en protagonistas, como las mamparas protectoras para mantener separados a los trabajadores del público en general a lo largo de la jornada. Esto se complementa con el uso de mascarillas, guantes y geles desinfectantes distribuidos en las instalaciones para que clientes y trabajadores mantengan la higiene personal.

Dentro de todo este escenario, la colaboración de los clientes será fundamental. Aunque ya se pueda ingresar con cierta libertad a los supermercados, tiendas de ropa y otros establecimientos retail, esto debe hacerse en todo momento respetando la distancia interpersonal con el resto de los clientes y trabajadores, por al menos un metro de distancia.

Si todo marcha bien, las Fases 1 y 2 de la desescalada permitirá que la economía española se reactive progresivamente y las personas comiencen a gozar de mayores libertades, siempre con responsabilidad, puesto que el coronavirus SARS-CoV-2 aún no desaparece.

Análisis del eCommerce español tras la crisis y los retos que enfrentará

Análisis del eCommerce español tras la crisis y los retos que enfrentará

Con el estricto confinamiento que ha superado los 60 días, causado por una crisis sanitaria de escala mundial, el consumidor se ha visto obligado a cambiar de manera radical sus patrones de consumo pasando por encima de cualquier predicción o análisis del comportamiento realizado por los expertos del sector retail español.

El ganador indiscutible ha sido sin dudas el eCommerce, cuyas cifras aumentaron más de un 50% según el tipo de producto. Para el sector de los supermercados el crecimiento en las ventas online se multiplicó por 5 mientras que las tiendas relacionadas con material deportivo tuvieron un incremento de las ventas cercano a 200%.

Miedo al desabastecimiento  y transición a la nueva normalidad

La razón principal que hizo el despuntar el comercio electrónico fue el miedo al desabastecimiento consecuencia del confinamiento. Durante las primeras semanas los ciudadanos tuvieron temor a que las existencias de alimentos y medicinas se agotaran a causa de la paralización de las actividades económicas.

Pasada esta etapa y con una cuarentena que se extendió por dos largos meses, la situación comienza lentamente a retornar a la normalidad. Mientras los ciudadanos aprenden a convivir con la nueva realidad, el eCommerce se consolida a pasos agigantados, centrándose en productos de alimentación, higiene y desinfección, pero ahora trasladándose a otros sectores.

Es importante aclarar que las cifras de crecimiento no son positivas para todos los sectores. La industria textil se detuvo en seco y tuvo una caída brutal, pero se espera que durante las siguientes semanas el sector comience su escalada de recuperación, apoyada en la posibilidad de reiniciar actividades en los locales físicos, con estrictas medidas de higiene y aforo reducido.

Retos a los cuales se enfrenta el sector

Será bastante probable que los retailers tengan que enfrentarse a diferentes retos para mantener su funcionamiento. El principal reto será el conseguir fluidez sobre la cadena de suministro, ya que con un mercado que se detuvo casi por completo serán bastante probables las interrupciones en la distribución de cierto tipo de mercadería y por consiguiente, la existencia de algunos productos.

De hecho esto ya ha ocurrido en algunas tiendas, que han reportado haber quedado con inventarios en cero tras las primeras semanas de confinamiento. Deshacerse de estas barreras permitirá la consolidación del eCommerce de los diferentes sectores, incluso ahora que las fases 1 y 2 de la desescalada se han puesto en marcha y muchas tiendas reabrirán sus puertas.

Ciertamente, para los retailers que siguieron las indicaciones y realizaron una transición ordenada hacia el comercio electrónico, el panorama luce esperanzador; mayor preocupación con respecto al tema se vislumbra en quienes han tenido que reinventarse en medio de la crisis, adecuar su forma de trabajar y evolucionar de manera acelerada, acertando y errando.

Este se convierte en un buen momento para realizar profundas reflexiones relacionadas con la manera en que se gestionan los negocios del sector alimentario y retail en general. Cuando la mayoría de los negocios fueron obligados a cerrar sus puertas, otros tantos aprovecharon el eCommerce para crecer.