5 pilares de la nueva normalidad para las empresas retail

5 pilares de la nueva normalidad para las empresas retail

La innovación y la onmicanalidad son dos de los elementos clave que han permitido a las empresas del sector retail y la industria alimentaria mantener operaciones sostenibles en medio de la nueva normalidad. Sin embargo, el impacto de la pandemia sobre la economía es inevitable y se tiene prevista una crisis que necesita respuestas eficientes de parte de las empresas del sector retail.

Todo apunta que los hábitos de consumo sufrirán una reestructuración. En cuanto a la alimentación, es posible que los gastos del consumidor se centren en los bienes esenciales, priorizando el precio sobre otros detalles, lo cual se ofrece como una interesante ventaja competitiva para las empresas que comercializan marcas blancas.

Pilares de la nueva normalidad para las empresas retail

Es importante mantenerse vigilante del comportamiento del mercado, analizar las tendencias y evaluar las reacciones de los consumidores, ya que todo esto tendrá la capacidad de afectar el panorama para las empresas retail. Durante los años venideros, las empresas deben sustentar su actividad sobre cinco pilares esenciales, los cuales describimos en las siguientes líneas.

  1. Necesidad imperante de aportar valor

A consecuencia de todos los acontecimientos, la población mantiene una sensación de inseguridad tanto por el futuro próximo como por el desempeño económico de la nación, lo cual hace que los consumidores sean mucho más sensibles al precio. En este punto, las marcas y empresas tendrán que aportar valor y diferenciarse si quieren retener a los consumidores.

  1. Innovación

La innovación y el desarrollo de nuevos productos se han reducido considerablemente en medio de la pandemia, lo que es bastante predecible por las circunstancias. Sin embargo, los fabricantes y el resto de la cadena de comercialización tendrán que innovar en cuanto a procesos si quieren ser convincentes, atender necesidades específicas y permanecer en la mente del consumidor.

  1. Reconfiguración de los espacios

Con el cambio de hábitos de consumo, la limitación del aforo y la reducción del tiempo que permanece cada cliente dentro de los establecimientos, entre otros asuntos relativos a la nueva normalidad, es posible hacer que evolucione la forma de surtir las góndolas y los lineales, priorizando aquellos productos de gran demanda.

  1. Cambios en los canales de venta

Uno de los cambios más drásticos que tuvo que asumir la industrial retail fue la adecuación a nuevos canales de venta que hasta ahora no habían sido explorados. Trabajar con aplicativos de delivery, ofrecer opciones de retiro en tienda o tener una mayor presencia digital son algunos de los puntos clave dentro de este complejo proceso de adaptación a la nueva normalidad.

  1. Generar empatía en el consumidor para incrementar la fidelidad

El costo por adquisición de un nuevo cliente en el escenario actual es mucho mayor que la inversión necesaria para fidelizar a los existentes. Una buena forma de mantener a los clientes contentos es aportarles valor y generar empatía, entender la situación que atraviesan y ofrecer soluciones adecuadas a sus necesidades.

Manejar bien los descrito anteriormente será clave para la sostenibilidad de los negocio durante los siguientes años.

El nuevo consumidor español: preocupado, selectivo y consciente

El nuevo consumidor español: preocupado, selectivo y consciente

Con la economía doméstica en declive, una crisis sanitaria que amenaza con regresar y un panorama social complejo, es bastante comprensible que al menos un 53% de los encuestados para el informe de Consumo y Distribución de KPMG en España, manifiesten que su situación financiera es preocupante o sensible.

En líneas generales, el consumidor español ha adoptado nuevas características, convirtiéndose en una persona más atenta a la relación calidad-precio de los productos, que da menor preferencia al lujo o los productos no esenciales, además de preocuparse más por lo digital y terminar siendo más selectivo con sus compras.

Preocupado, selectivo y consciente: el perfil del nuevo consumidor español

Para el 70% de los consultados, la relación entre calidad y precio es un factor determinante en la elección de un producto, mientras que la confianza en la marca tiene un 46% de la atención. La facilidad de adquirir el producto, el hecho que exista información suficiente sobre el mismo son temas que preocupan a un 42% de los encuestados.

El 25% de los consultados manifiesta que desde el inicio de la emergencia sanitaria se ha visto en la necesidad de asumir una reducción de gastos, dando prioridad a los bienes esenciales y dejando a un lado aquellos considerados como lujos. Para el resto, si la situación financiera se los permite, darán preferencia a las vacaciones y el entretenimiento.

Actitud de los consumidores frente a la nueva realidad

El consumidor español ha tenido que adaptarse a los nuevos desafíos con la misma rapidez que la mayoría de los negocios, siendo cada vez más partícipe del mundo digital. Las compañías tienen que prestar atención a este detalle, ya que no todos los consumidores han aprendido a dominar las herramientas digitales.

Algunos puntos clave en la actitud del nuevo consumidor español, son los siguientes:

  • Experiencia de compra digital

Al igual que las empresas se vieron en la urgencia de adaptar sus estrategias de comercialización a las nuevas necesidades del mercado, los consumidores han tenido que aprender en tiempo record a manejarse dentro de los canales digitales al momento de realizar compras y contratar servicios, así como en el momento de procesar pagos.

Este impulso al entorno digital se percibe en todo sector, incluido el de los medios de pago, incrementándose los pagos digitales, el uso de tarjetas de débito y crédito dentro de plataformas online en al menos un 30%.

  • Reinvención de los establecimientos físicos

La tienda física necesita cambiar. Actualmente la frecuencia en que visitamos los establecimientos comerciales y la cantidad de tiempo invertido en esa actividad ha tenido un descenso considerable. El tema de la reducción de aforo, sumado al distanciamiento social implica que las tiendas tendrán que reinventarse.

  • Desarrollo de una relación de confianza con las marcas

Ahora más que nunca es imprescindible que las marcas trabajen sobre estrategias de fidelidad que les permitan relacionarse mejor con los consumidores. La transparencia sobre las medidas tomadas por las empresas para contener la enfermedad revelan su capacidad de adaptarse a las nuevas circunstancias.

¿Cómo será el Black Friday 2020 en España?

¿Cómo será el Black Friday 2020 en España?

Tal como ocurre cada año desde 2011, el Black Friday se desarrolla el último viernes de noviembre. Se trata de una celebración con origen estadounidense que desde hace casi una década se ha instaurado con éxito en Europa y América latina, donde las tiendas y marcas ofrecen descuentos importantes sobre toda una enorme variedad de productos y servicios.

Siendo el 2020 un año bastante particular, el evento no tendrá el enfoque tradicional, ya que la pandemia ha ocasionado que las superficies comerciales se vean obligadas a reducir el aforo con el objetivo de minimizar el riesgo de contagio, por lo que el centro del Black Friday 2020 será el eCommerce, con una crisis económica a cuestas incidiendo en las decisiones de compra.

Guerra de ofertas y consumidores más prudentes

Según encuestas, la mayoría de los consumidores están dispuestos a aprovechar las ofertas que se producen en la fecha e incluso desde días antes del viernes negro. Sin embargo, la crisis económica y la pérdida de empleos harán que muchas de las decisiones de compra sean más conscientes de lo habitual.

De hecho, la temporada de descuentos ha iniciado mucho antes, con las grandes tiendas promocionando ofertas importantes y compitiendo en diferentes categorías de productos. Esta edición se verá muy condicionada por el coronavirus y los consumidores darán preferencia a los artículos relacionados con el teletrabajo, entretenimiento en casa y deportes.

El contexto actual también obliga a presionar el crecimiento de las ventas online. En medio de una segunda ola de contagios y nuevas medidas de confinamiento en Madrid, todo parece apuntar a que el  Black Friday 2020 será un evento centrado en la experiencia virtual, para de esta forma sortear las dificultades la reducción de aforo y las restricciones de movilidad.

A todo lo anterior deberíamos sumar el hecho de que los consumidores estarán siendo más prudentes al momento de gastar su dinero, priorizando la lista de compra y adoptando medidas de austeridad. Los supermercados también se han unido a esta celebración, ofreciendo descuentos excepcionales en listas de productos en categorías seleccionadas.

El protagonismo del evento se verá empañado

Según comenta Ángela López, de la consultora Nielsen, la pandemia “diluirá mucho el protagonismo del Black Friday, pues son muchas las compañías que ya están intentando ganar protagonismo antes de tiempo, ofreciendo días de descuentos para captar esas compras programadas que antes te dejabas para finales de noviembre o para diciembre”.

Esto se ha podido notar desde hace semanas, cuando las grandes marcas han iniciado la competencia de precios y ofertas, rebajando su stock desde ya. Sin dudas, el Black Friday 2020 en España será una autentica guerra de precios en la que los consumidores podrán generar un importante beneficio.

Pero indudablemente, el impacto económico ejercido por la pandemia se hará notar, siendo bastante posible que en el mejor de los escenarios solo se logre mantener el volumen de consumo de la temporada pasada, ya que el escenario actual obliga a eliminar el comportamiento impulsivo.